Noticias, nuevas tecnologías

10 razones para hacerse piloto de drones

10 razones para hacerse piloto de drones

Los vehículos aéreos no tripulados, comúnmente conocidos como drones son aeronaves reutilizables que vuelan de una manera controlada y autónoma sin la necesidad de tripulación. El avance tecnológico, la reducción en los costes de producción y su gran cantidad de aplicaciones han propiciado que los drones estén cada vez más presentes tanto en el ámbito lúdico como en el del trabajo. En este artículo hablaremos de ellos y daremos 10 razones para hacerse piloto de drones.

10 razones para hacerse piloto de drones

Los primeros drones fueron desarrollados con fines militares durante la Primera Guerra Mundial. A partir de esta época, la industria aerodinámica experimentó un gran avance debido al empleo de nuevos materiales. Sin embargo no fue hasta finales del siglo XX que se masificó su uso. La causa de esto fue el uso de la radiofrecuencia para comenzar a controlar los drones, lo que amplió enormemente sus posibilidades de uso.

Actualmente, los drones de uso civil se utilizan para una cantidad de tareas que parece inagotable: prevención de los incendios forestales, labores de vigilancia, reparto, búsqueda de supervivientes tras una catástrofe, grabación en producciones audiovisuales, como herramienta de medición…

Cada persona tiene una motivación a la hora de elegir una opción laboral, generalmente relacionadas con el sueldo, el horario o el tipo de actividad a realizar. Sin embargo, el pilotaje de drones ofrece unas motivaciones que no se encuentran en todas las actividades laborales:

  • Una de las ventajas es el hecho de que su uso se esté extendiendo en diversas actividades económicas y profesionales. Esto permite que el piloto trabaje en contacto con diferentes profesionales y ambientes, como bomberos forestales en labores de control de incendios, o con gente del mundo del espectáculo realizando grabaciones de plano aéreos para productos audiovisuales.
  • El manejo de drones es una disciplina relativamente nueva en muchos países. Si comienzas una carrera en el pilotaje de drones, tendrás la satisfacción de, en unos años, tener la perspectiva de haber formado parte de una de las generaciones pioneras.
  • Es una disciplina cuya curva de aprendizaje es muy gratificante. Aprenderás muy rápido a mantener un dron básico en el aire y a realizar las maniobras más sencillas. A partir de ahí el aumento en la dificultad va ligado al aumento en la dificultad de las maniobras que nos propongamos realizar, o de la sofisticación de los modelos que pilotemos.
  • Otra ventaja innegable es que pilotar un dron es divertido. Es un trabajo apasionante en su práctica, mientras que otros implican realizar tareas monótonas. El piloto de drones siempre se enfrenta a nuevos retos y tiene que poner a prueba su pericia constantemente.
  • Mientras que otras actividades laborales van ligadas a un puesto de trabajo confinado en un edificio de oficinas o una fábrica, el trabajo que se realiza con los drones suele desarrollarse casi siempre en entornos exteriores. Es una muy buena opción para los amantes del aire libre.
  • Al ser éste un sector tan relacionado con nuevas tecnologías, el piloto siempre está en contacto con las última tecnología de telecomunicaciones e informática. Conocer esta tecnología es necesario para desarrollar esta carrera, pero también resulta muy útil en la vida cotidiana.
  • Pilotar un dron es una experiencia única difícil de igualar. Sentir la libertad y gozar de un nuevo ángulo de visión son sensaciones que querrás repetir fuera de tu actividad laboral.
  • Dedicarse al manejo de drones permite la posibilidad de, en un futuro, certificarse como instructor y obtener así una nueva opción laboral.
  • Si te especializas en la grabación de productos audiovisuales, por ejemplo vídeos musicales, podrás tener la oportunidad de trabajar con artistas de fama. A algunas personas, esto les parecerá muy atractivo, y puede ser una fuente de estatus social. Además éstas producciones suelen mover mucho dinero.
  • Por último, está la opción de convertirse en piloto de competición. Estos pilotos compiten en diferentes lugares del mundo en eventos trepidantes. El sueldo de estos pilotos de drones va ligado al patrocinio de diferentes marcas comerciales, que también colaboran con y se promocionan en estos eventos.

El gran aumento en el uso de los drones, propició que en 2014 se aprobara primero un Decreto Ley y posteriormente una Ley, la 18/2014, que regulaba su uso profesional. Según esto, los pilotos profesionales tienen que estar acreditados por una escuela ATO. Si todavía no te has planteado ese paso pero te gustaría disfrutar de muchas de las motivaciones que he mencionado en este artículo puedes realizar un curso de pilotaje recreativo. Como este curso online de pilotaje recreativo de drones que encontrarás en BonusCursos con un descuento irresistible.

Imagen| Pexels

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × cinco =